‘Espacio de Familias’: taller de ganchillo sin agujas y sin lana. Eres madre o padre. Y ese día sales de la consulta con ese diagnóstico: tu hijo presenta TEA, Trastorno del Espectro Autista. Y te das cuenta de que vas a recorrer un camino que no esperabas. No es peor, pero es diferente. Un camino en el que también te aguardan millones de cosas maravillosas. Pero lo cierto es que es una senda difícil en la que todos los miembros de la unidad familiar van a participar.

Los estudios llevados a cabo sobre el impacto del autismo en las familias muestran que estas presentan niveles de estrés crónico significativamente superiores a los presentados por aquellas familias con hijos con desarrollo típico o con otros trastornos. Por eso en Asociación Desarrollo es tan importante prestaros apoyo también a vosotros: madres, padres y hermanos. Por eso hoy queremos compartir con vosotros esta bonita historia. Y queremos recordaros, así, que también estamos para vosotros.

 

Entre bufandas, tejiendo historias

Pilar acompañaba a su hijo TEA cada semana a sus terapias en nuestra sede del Colegio Ana Soto. Él traspasaba aquella puerta para asistir a su cita con nuestros profesionales. Y Pilar aguardaba fuera. Pero ella llevaba a cabo otro tipo de actividad, también terapéutica, con la que hacer más amenos esos minutos de espera. Le gustaba hacer ganchillo, así que con ella se llevaba en su bolso sus agujas y su lana y tejía bufandas y cestas de trapillo que luego regalaba a los trabajadores del centro. Así, entretejiendo pensamientos se disipaban ansiedades.

Un día, junto a ella se sentó otra madre con sus agujas y su lana, mientras también esperaba a su hijo TEA. Y otra madre más. Y otra más. Ahora también entretejían experiencias íntimas compartidas. Sin darse apenas cuenta lo habían hecho: nacía así un grupo y un espacio personal en nuestra sede. Necesitaban escucharse unas a otras.

Y esto nos dio una idea maravillosa: ¿y si tejemos entre todos una red en la que nos dejemos caer sin miedos?

 

 

Un lugar libre de pensamientos negativos

Llega así a nuestro Centro de Día una actividad nueva dedicada a vosotros y que se enmarca dentro de nuestro Servicio de Apoyo Familiar. Hemos creado un ‘Grupo de Ganchillo’ muy especial. Aquí lo que queremos es, ante todo, que lo sientas tu espacio, tu momento, el lugar en el que vacíes tus emociones.

Aquí no hay agujas, pero sí hay manos que nos tendemos unos a otros. No tejemos bufandas, pero tejemos confianza, respeto y comprensión. Sí hay hilos conductores, que son aquellos que nos unen a través de la escucha activa y de las miradas a los ojos. ¡Estas son nuestras herramientas de trabajo! Bienvenidos a nuestro ‘Espacio de Familias’.

¿Qué hacemos durante este rato compartido? Se trata de un lugar libre de pensamientos automáticos negativos. Venimos a aprender a hablarnos a nosotros mismos de forma amable, a través del uso de un lenguaje positivo que nos ayude a relativizar los pensamientos que se nos escapan, que sin querer se nos disparan, y que tienen ese terrible poder de destrozarnos el día. De este modo, entre todos nos ayudamos, nos contamos cómo conseguimos ganar la batalla diaria a la negatividad que a veces trata de inundarnos. Ponemos de relieve lo que realmente importa, viviendo el presente, dando valor a las pequeñas y bonitas cosas que tenemos cada día. Dejamos a un lado todo lo banal, lo que no aporta, lo que pinta nubarrones negros sobre nosotros.

Igual que hacen sus hijos antes de dar comienzo con sus talleres, las familias de nuestro espacio despiertan su cuerpo y centran la atención a ritmo de ‘Clap Clap Sound’. La mañana avanza y también trabajamos la mente para mantenerla activa. ¿Cómo? Con ejercicios y juegos de atención, rapidez, memoria… Todos aprendemos de estas actividades que después podremos llevar a casa y compartir con la familia, potenciando así la calidad de vida en nuestras casas, promoviendo la participación y la interacción entre todos los miembros de la unidad familiar.

Y como guinda final, ¿a quién no le apetece terminar la mañana con una sesión de relajación guiada, mientras estamos tumbados en un confortable sillón? Así, cada viernes, sembramos una semilla que las propias familias ven crecer en su interior.

Podemos subir la montaña entre todos, hacer que este camino sea menos empinado y más amable. Y en Asociación Desarrollo estamos para apoyarnos unos a otros, ¿verdad? Entonces… ¿te animas a tejer?

También disponemos de nuestro Servicio de Apoyo Familiar, con atención psicológica a nuestras familias. Ponte en contacto con nosotros y cuéntanos. ¡Queremos escucharte!